REVISTA OFICIAL de la Asociación de Corrugadores del Caribe, Centro y Suramérica (ACCCSA)
Edición 15 Enviar link por correo electrónicoEnviar link de este artículo

Crecimiento rentable, calidad, innovación, prospección de nuevos mercados, competitividad, seguridad, y respeto por el medio ambiente, son importantes conceptos por los que se rige todo un sector que aspira a ser reconocido entre los mejores posicionados en el camino del desarrollo sostenible.

 

La obtención de envases y embalajes de cartón corrugado consiste en un proceso de manipulación de papel, una materia prima natural y de origen renovable (se hace con papel recuperado y en menor proporción, madera de bosques cultivados).

Gracias a ello, y a que no se le añade ninguna materia dañina para el medio ambiente, el cartón corrugado es 100% reciclable, y 100% biodegradable.

5.1. Impacto sobre el medio ambiente

El impacto que sobre el medio ambiente tiene el embalaje de papel y cartón, y en concreto el cartón corrugado, se produce básicamente:

Durante el proceso de fabricación:

Materia prima, pasta y papel:

Emisiones a la atmósfera.

Vertidos líquidos - Los efluentes de las industrias papeleras –Tratamientos.

Cartón ondulado:

Vertidos líquidos:

Aguas de lavado del almidón.

Aguas de lavado de tintas de los clichés de impresión.

Ambas aguas se llevan a una depuradora específica que devuelve el agua limpia al circuito de fabricación, y por otro lado se extraen las “tortas” sólidas de tinta que son entregadas a un reciclador o recuperador autorizado. Dado que se utilizan tintas orgánicas de muy bajo contenido en metales pesados, el impacto medioambiental es mínimo.

Por el producto mismo:

Recortes de embalajes de cartón corrugado: es un subproducto limpio para la fabricación de papel reciclado nuevo.

5.2. Cartón corrugado, todo encaja

Dadas las ventajas medioambientales y de otra índole del material CARTÓN CORRUGADO, la industria de fabricación ha unido sus voces para transmitir y comunicar a toda la sociedad las bondades de este como material.

Aquí se resumen las doce razones para afirmar que al elegir CARTÓN CORRUGADO, TODO ENCAJA:

1 - Nace en la naturaleza y vuelve a ella: Con una materia prima, el papel, que proviene de un recurso natural y renovable como es la madera, fabricamos embalajes 100% reciclables. Al ser un ciclo integrado y sostenible es responsable con el medioambiente: se planta, se cultiva, se elabora, se usa y se recicla.

2 - Ayuda a nuestro planeta: La industria del papel y cartón se basa en una gestión forestal sostenible. Gracias a las modernas técnicas de silvicultura, los bosques europeos has crecido un 10%. Se trata de bosques jóvenes, limpios y controlados, con un menor riesgo de incendios.

3 - Vela por el futuro de nuestros hijos: La industria papelera y cartonera contribuye a evitar el cambio climático, porque los bosques cultivados son eficientes sumideros de CO2. Una sola hectárea de árboles en crecimiento absorbe 20 toneladas de CO2 al año.

4 - Es responsable con el entorno natural y social. Nuestros procesos productivos son eficientes, limpios y responsables. Gracias a la constante inversión medioambiental, el crecimiento en la producción no genera aumento del impacto ambiental. También contribuimos a proteger el entorno social creando empleo estable y cualificado.

5 - Nada se pierde, todo se aprovecha. Número uno en reciclaje. En España se recuperan al año, para reciclar. más de 3,6 millones de toneladas de papel y cartón usado, el equivalente a 36 estadios de fútbol. Los envases de papel y cartón ya usados se convierten, a través del reciclado, en materia prima secundaria. Cerca del 85% de la materia prima que empleamos en la fabricación de cajas de cartón ondulado procede del reciclaje.

6 - Máxima garantía de protección. El envase de cartón ondulado, además de sólido y muy resistente, es ligero, fácil de manejar y transportar, y permite una perfecta apilabilidad, optimizando la logística. Puede contener todo y nada lo deforma. El producto siempre llega en condiciones óptimas.

7 - Diseño a la medida. Cada embalaje es funcional, práctico y versátil. Capaz de adoptar tantas formas y medidas diferentes como requiera el producto, sin desperdiciar espacio en almacenes y camiones.

8 - Cada producto estrena caja. Se utiliza una sola vez, lo que se traduce en máxima calidad, seguridad e higiene. No existe riesgo de contaminación de usos anteriores.

9 - Es el mejor soporte de comunicación, información e imagen. Su facilidad y calidad de impresión convierte al cartón ondulado en el mejor aliado de la trazabilidad y en la herramienta de marketing más eficaz. Es el DNI del producto. Se puede personalizar según las necesidades.

10 - La opción más rentable. Los costes totales asociados al uso de una caja de cartón ondulado de un solo uso son siempre inferiores a los de una caja reutilizable.

11 - Esta en todas partes. De media, un consumidor entra en contacto con 10 ó 20 embalajes distintos de cartón ondulado cada día.

12 - Ha sido, es y seguirá siendo líder mundial. El embalaje de cartón es el más utilizado en todo el mundo, para todo tipo de productos.

 

5.3. Logos internacionales

 

¿Qué es el etiquetado ecológico?

El aumento de la sensibilización ambiental entre los consumidores y consumidoras hacia los problemas ambientales ha ocasionado una mayor exigencia de productos cuya producción y procesamiento tenga un menor impacto ambiental. Esta demanda ha hecho que en los últimos años surja en el mercado un gran número de etiquetas ecológicas para clasificar los productos según su agresión al medio ambiente.

En la industria del papel, la gran cantidad de productos, procesos de producción y tratamientos a los que se somete a la pasta dan lugar a la existencia en el mercado de una gran variedad de etiquetas que nos proporcionan información sobre el origen de la materia prima y el proceso de producción.

De esta forma, podremos diferenciar cuando un papel es:

 Ecológico.

 Reciclado.

 Libre de cloro elemental ECF.

 Totalmente libre de cloro TCF.

Punto Verde

  El Punto Verde es el símbolo que acredita la pertenencia al Sistema Integrado de Gestión de Envases de Ecoembes, de España. Desde la entrada en vigor de la Ley 11/97 de Envases y Residuos de Envases, todas las empresas envasadoras tienen la obligación de recuperar los residuos de envases de los productos que pongan en el mercado para que sean reciclados y valorizados. Y para cumplir con su responsabilidad, pueden acogerse al Sistema Integrado de Gestión de Residuos de Envases (SIG), de Ecoembes.

Este Sistema de Gestión se distingue por un símbolo. A este símbolo se le llama Punto Verde.

 ¿Qué es el Punto Verde?

El Punto Verde es el símbolo mediante el cual, todas las empresas envasadoras adheridas al SIG de Ecoembes identifican los envases de sus productos. Este símbolo tiene por tanto, carácter identificador.

 ¿Qué significa el Punto Verde?

El Punto Verde garantiza que las empresas cuyos envases presentan este logotipo cumplen con las obligaciones establecidas en la Ley 11/97, de 24 de abril, de envases y residuos de envases. Y lo están haciendo a través del SIG de Ecoembes.

 ¿Dónde se puede encontrar el Punto Verde?

En los envases de multitud de productos de consumo doméstico. Dentro de los envases hay tres grupos diferentes dependiendo del material con que están fabricados, que son:

Envases de plástico, latas y envases tipo Brik.

Envases de cartón y papel.

Envases de vidrio. (Ecoembes tiene un acuerdo con Ecovidrio, por el cual cede el uso del símbolo a las empresas adheridas a su SIG).

 

Etiqueta Ecológica Europea

La Comunidad Económica Europea adoptó el 23 de marzo de 1992 el Reglamento (CEE), Nº 880/92 del Consejo relativo a un sistema de concesión de etiqueta ecológica, válido en todo el ámbito comunitario.

Este sistema permite identificar de forma voluntaria productos que tienen un impacto ambiental reducido, certificados oficialmente en la Unión Europa, Liechtenstein e Islandia.

 

Para la concesión de esta etiqueta se tienen en cuenta los impactos en: el uso de los recursos naturales y energía, emisiones a la atmósfera, agua y suelo, deposición de los residuos, ruido, efectos sobre los ecosistemas. Hasta la fecha, la Comisión Europea ha establecido criterios ecológicos para la concesión de la ecoetiqueta a 14 grupos de productos, entre los que se encuentran el papel para copias y el papel tisú.

Criterios ecológicos:

Decisión de la Comisión de 19 de julio de 1999 por la que se establecen los criterios ecológicos para la concesión de la etiqueta ecológica comunitaria al papel para copias. (Hojas o rollos de papel en blanco de distintos formatos que se utilizan en fotocopiadoras, faxes e impresoras de oficina. Quedan excluidos el papel termosensible y el papel autocopiante).

Las fibras pueden ser de madera certificada, reciclada o de otro material. El fabricante puede incluir dentro de la información al usuario el porcentaje mínimo de fibras recicladas. En el caso de las fibras vírgenes de madera procedentes de bosques, los responsables de la gestión de los recursos de los que se extraen las fibras deben aplicar principios y medidas destinados a garantizar una gestión sostenible de los bosques. Se debe presentar a este efecto una declaración, carta, código de conducta, certificado o declaración de esos gestores o de la papelera.

No admite el uso de gas cloro como blanqueador. Este requisito no se aplica al gas cloro relacionado con la producción y el uso del dióxido de cloro (aunque este requisito es también de aplicación al blanqueado de fibras recicladas, se acepta que las fibras hayan sido blanqueadas con gas de cloro en su ciclo de vida anterior).

Además los productos deben cumplir entre otros criterios ambientales: los vertidos al agua (DQO y AOX), las emisiones a la atmósfera (S, NOx, CO2) y el consumo de energía y combustibles fósiles establecidos.

Sello Recipap

 

RECIPAP es una sociedad sin ánimo de lucro creada por el sector español del papel y cartón corrugado, el 19 de abril de 1993, como respuesta global a la demanda de la sociedad de proteger y mejorar el medio ambiente.

Su objetivo es favorecer la recuperación selectiva de residuos de papel y cartón, con el fin de reciclarlos y evitar que su destino sean los vertederos. Para ello, dentro del marco legal vigente en España, RECIPAP establece los principios técnicos que garantizan el proceso de recuperación y reciclaje de papel y cartón.

Todo producto de papel y cartón que vaya identificado por el Sello RECIPAP es reciclable. Como garantía de reciclabilidad, debajo del sello se indica el número del fabricante. Los socios de RECIPAP ofrecen, sin coste alguno, este símbolo a sus clientes.

Por otra parte, los centros comerciales, envasadores, manipuladores, comercios e industrias que den preferencia al uso de envases y embalajes de papel y cartón, pueden llevar este sello como EMPRESAS COLABORADORAS, como prueba de su voluntad de colaborar a favor del medio ambiente.

Ecoetiqueta IPE

Etiqueta concedida por la Asociación de Investigación Técnica de la Industria Papelera Española. Instituto Papelero Español - IPE.

Tiene por objetivo certificar distintas clases de papeles y cartones, desde el punto de vista medioambiental.

Criterios ambientales:

 

Reglamento para la concesión de la ecoetiqueta IPE, 1995: La materia prima para la producción de papel puede ser de fibra virgen, fabricada a partir de madera, plantas anuales o sus residuos (pajas, bagazo, etc.), o pasta procedente de papel de recuperación o mezcla de ambas.

Se excluye la utilización de madera procedente de bosques tropicales pero no la inclusión de madera, debidamente identificada, procedente de clareos, entresacas o cualquier labor forestal controlada.

El impacto ambiental del papel se evalúa en función de los siguientes parámetros: consumo de recursos no renovables, la emisión al medio acuático de compuestos orgánicos clorados (AOX) y compuestos orgánicos (DQO), la emisión de CO2 y de azufre/dióxido de azufre.

Angel Azul, Alemania

 

En el año 1978, Alemania instauró un sistema de ecoetiquetado, pionero en el mundo. La etiqueta ecológica alemana utiliza como símbolo el Ángel Azul, empleado en el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNMA), con el término etiqueta ecológica debajo y una explicación del porqué ese producto es ecológico (por ejemplo, por ser papel 100% reciclado).

El sistema de etiquetado ecológico “Ángel Azul” establece los criterios de concesión a través de las normas RAL UZ.

Criterios ecológicos:

 Norma RAL UZ-14 sobre el papel reciclado (Junio de 1997).

 La materia prima para la producción de papel debe ser de fibra 100% reciclada (tolerancia 5%).

 Prohibidos los agentes blanqueadores clorados y los ópticos.

 Norma RAL-UZ 5 Productos sanitarios fabricados con papel reciclado (Junio de 1997).

 La materia prima para la producción de papel debe ser de fibra 100% reciclada (tolerancia 5%).

 Prohibidos los agentes blanqueadores clorados y los ópticos.

 Norma RAL-UZ 36. Materiales de construcción fabricados con desechos de papel (Enero de 1999).

 La materia prima para la producción de papel debe contener como mínimo un 80% de fibra reciclada, del cual un 51% debe ser papel recuperado de baja y media calidad.

 Norma RAL-UZ 56. Cartón reciclado (Junio de 1997).

 La materia prima para la producción de papel debe ser de fibra 100% reciclada (tolerancia 5%).

 Prohibidos los agentes blanqueadores clorados y los ópticos.

Eco-Mark, Japón

El programa Eco-Mark se estableció en febrero de 1989 a través de la Japan Environment Association (ONG) bajo la guía de la Agencia de Medio Ambiente Gubernamental.  

Ecomark evalúa por separado las fases del ciclo de vida total del producto, basándose en los siguientes criterios: Mínimo impacto ambiental en la fase de uso, mejora del medio ambiente durante el uso, mínimos efectos medioambientales en la fase post-uso (residuos), contribución a la conservación del medio ambiente en otros órdenes.

La certificación se puede obtener si el producto cumple las especificaciones en sólo uno de estos ámbitos, motivo por el cual el sistema no es muy riguroso con el medio ambiente.

Hasta la fecha, el sistema de certificación Eco-Mark tiene establecidos criterios ecológicos para varios productos de papel y cartón.

Criterios ecológicos:

Papel de impresión, producido para la impresión de libros y revistas y como papel de escritura para cuadernos:

La materia prima para la producción de papel debe contener más del 50% de fibra recuperada. Además, no se deben producir gases tóxicos durante el proceso de producción.

Papel de empapelar, Fusuma paper y Shoji paper fabricados con pulpa reciclada:

La materia prima para la producción de papel debe contener más del 50% de fibra recuperada. Además establece restricciones para el vertido de sustancias tóxicas al agua, aire, y el ruido en el proceso de producción.

Papel sanitario:

La materia prima para la producción de papel debe contener el 100% de fibra recuperada. Además establece restricciones para el vertido de sustancias tóxicas al agua, aire, y el ruido en el proceso de producción.

Prohibido el uso de blanqueadores fluorescentes.

Environmental Choice, Canadá

  La Ecoetiqueta Environmental Choice de Canadá es una marca registrada por la Environment Canada´s Independent Technical Agency, que comenzó por iniciativa del Ministerio Federal de Medio Ambiente en 1988.

Certifica productos y servicios basándose en cinco principios: uso racional de los recursos renovables, uso eficiente de los recursos no renovables, reducción y reciclado de residuos, protección de los ecosistemas y la diversidad biológica, porcentaje de productos químicos en la composición de los productos.

Actualmente, existen más de 1.400 productos certificados con 119 licencias, entre los que se encuentran varios productos de papel.

Criterios ecológicos:

Papel de escritura: La materia prima para la producción de papel debe contener como mínimo un 30% de fibra recuperada.

Papel prensa: La materia prima para la producción de papel debe contener como mínimo un 40% de fibra recuperada. El 25% del total debe proceder de papel de periódico recuperado.

Para otras publicaciones, la materia prima ha de ser fibra 100% reciclada.

Sobres e impresos: Fibra reciclada 50% (con un 10% mínimo de papel post-consumo).

Papel higiénico sanitario: La materia prima para la producción de papel puede ser de fibra virgen certificada.

Además, los productos deben cumplir entre otros criterios ambientales el consumo de energía, de sustancias tóxicas al agua y de agentes blanqueadores clorados establecidos.

Nordic Ecolabelling - Cigne Blanc

El sistema de etiquetado ecológico Nordic Ecolabelling se estableció en 1989 por el Consejo Nórdico. Los criterios ecológicos están basados en el ciclo de vida del producto, incluyendo criterios como el consumo de recursos naturales y energía, las emisiones al aire, agua y al suelo.

 

Esta etiqueta tiene una especial importancia en la industria papelera de los países nórdicos ya que en sus procesos de producción de pasta siguen los criterios ecológicos impuestos por este sistema de certificación, y esta pasta puede ser exportada después a otros países como materia prima para producir distintas calidades de papel.

La inclusión de esta ecoetiqueta en la pasta de origen asegura que se han seguido estrictos controles ambientales, y que el impacto del producto final es ecológicamente tolerable.

Criterios ecológicos:

Papel impreso (15 de junio de 1998 -14 de marzo de 2002): revistas, periódicos, papel impresión.

Sobres (14 de junio de 1998 -14 de junio de 2002).

Papel de impresión (3 de diciembre de 1999 - 31 de enero de 2004).

Papel tisú y papel para filtros de café.

La materia prima utilizada para la producción de papel puede ser fibra virgen o recuperada.

Blanqueo sin cloro. Sí admite el blanqueado con dióxido de cloro (papel ECF).

Bajas emisiones a la atmósfera durante el proceso de producción.

Prohibidos los disolventes aromáticos o hidrocarburos halogenados y los Nonilfenoletoxilatos.

5.4. Requisitos legales y respuestas del cartón corrugado

Tanto los fabricantes como los usuarios de embalajes deben ajustarse a las características impuestas por las normativas legales correspondientes en materia de envases y residuos de envases.

Las respuestas del cartón corrugado abarcan varios niveles:

En el inicio de la cadena de producción (fabricación de la materia prima papel para cartón corrugado):

Mediante cuantiosas inversiones:

Se han aportado importantes modificaciones a los procesos de fabricación para aumentar la eficacia de los tratamientos de los efluentes y reducir considerablemente las emisiones a la atmósfera y los vertidos en el agua.

Se ha aumentado la capacidad de reciclaje - los papeles y cartones usados.

En la fabricación y la transformación del cartón corrugado:

Se han realizado importantes inversiones tecnológicas para optimizar el tratamiento de los vertidos líquidos, y para cumplir con las obligaciones legales.

En el destino final de los embalajes de cartón corrugado una vez usados:

Hace varias décadas que se viene recuperando el cartón corrugado en muchos países para reciclarlo.

Contenido de metales pesados:

En algunos países, España por ejemplo, los envases y embalajes de cartón corrugado y sus componentes (papeles, colas, tintas, tratamientos, etc.) deberán estar exentos de productos o materiales nocivos perjudiciales para el medio ambiente, y deben cumplir con la condición de que la suma de los niveles de concentración de plomo, cadmio, mercurio y cromo hexevalente sea inferior a 100 ppm (partes por millón).

 
 

Documentación

Índice de Manuales Técnicos 

NUEVO FACEBOOK

Asociación de Corrugadores

Directorio

 

Empresas Corrugadoras

en América Latina