REVISTA OFICIAL de la Asociación de Corrugadores del Caribe, Centro y Suramérica (ACCCSA)
Edición 32 Enviar link por correo electrónicoEnviar link de este artículo

4.2. Documentarse

4.2.1. Recopilar información

No cabe duda de que la información bien entendida y captada directamente del cliente consumidor de envases y embalajes, es la base fundamental sobre la que se crearán buenos diseños gráficos.

  Para ello, la forma habitual de proceder es visitar al cliente (diseñador y vendedor) y hablar con las personas implicadas en el proyecto del producto a embalar, de manera que podamos ver, escuchar y entender el planteamiento del problema en su origen.

La información necesaria para llevar a cabo el diseño gráfico de un embalaje está basada, normalmente, en la marca del producto a embalar, la identidad de la empresa fabricante y comercializadora, los requisitos de identificación, información y codificación, y por último los objetos de promoción y persuasión.

No cabe duda de que obtener la información se realiza de manera distinta en función de las características de la empresa consumidora de embalajes, como al entrevistarse con el departamento de marketing de una multinacional donde la identidad corporativa de la empresa está perfectamente marcada y donde la estrategia del producto a embalar tiene unas pautas muy claras en cuanto a marca, colores, requisitos de identificación, etc.

Por otro lado, es muy distinto informarse sobre los objetivos a cumplir en un diseño gráfico cuando la empresa es pequeña o mediana, donde la tónica dominante es una ausencia de criterios y se diseña en función del gusto del director o del dueño de la empresa sin más fundamento que su prisma subjetivo y la opinión de los que le rodean.

 

En ambos casos, el diseñador juega un papel clave en el desarrollo de los proyectos de diseño gráfico. En el primer caso (multinacional), en el diseño a realizar están marcados los objetivos y las funciones que se deben conseguir por indicación de las directrices del plan de marketing; mientras que en el segundo caso (pequeñas y medianas empresas), el diseñador tiene que suplir todas las deficiencias en cuanto a la estrategia y las funciones que debe cumplir el diseño gráfico, e incluso debe aconsejar y asesorar sobre la imagen de empresa y de producto que se pretende conseguir en el mercado, no solo con la impresión de los embalajes sino con el resto de los soportes que componen el sistema y el programa de identidad corporativa. No es raro encontrar casos donde el diseño gráfico del embalaje sirve como punto de partida para adoptar dicha imagen como símbolo o logotipo de la identidad corporativa de la empresa.

Al igual que en el diseño estructural, conviene tener impresos donde esté predefinida la mayor parte de los aspectos que inciden en la recopilación de información (briefing), documento que va a servir de base para llevar a cabo el proyecto de diseño gráfico.

4.2.2. Tener en cuenta la legislación y la normalización

La legislación sobre diseño gráfico no es tan abundante como la de diseño estructural; sin embargo, hay algunos aspectos que se debe contemplar a la hora de plantear los distintos elementos que componen la impresión de estuches, envases, embalajes y contenedores expositores, y la promoción en el lugar de venta (PLV).

Toda la gama de productos mencionada anteriormente puede ser de cartón ondulado, y desde el punto de vista legal y de normativa cada uno de esos productos requiere un tratamiento determinado en función de la información y la codificación que se vaya a imprimir en ellos. Por ejemplo, el código de barras utilizado para estuchería (EAN-13), impreso en offset, es distinto al que aparece en un embalaje impreso en flexografía (ITF-14). Ello obedece a las posibilidades que ofrece cada una de las técnicas de impresión, a los soportes, tintas y colores empleados.

   Otro aspecto clave son las marcas de productos y los nombres y logotipos de las empresas. Todos ellos están sujetos a las leyes de registros y marcas existentes para ámbito nacional e internacional. Hay que observar rigurosamente su aplicación, tanto en forma como en colores, de acuerdo al manual de identidad corporativa.

También es importante la aplicación de los pictogramas normalizados, recogidos en la norma UNE 49.802.2, y aquellos otros que responden a simbología y normas concretas, como los pictogramas de mercancías peligrosas. Hay otros símbolos que responden a información diversa que conviene estar bien informado para su aplicación. Nos referimos por ejemplo a sellos de denominación de origen de productos, o a registros y patentes de las empresas en materia de embalajes, sistemas de envasado, etc.; y por otro lado, a la impresión de estampillas y sellos de calidad y reciclado; por ejemplo: estampilla Fefco, Regla 41, Norma de calidad Afco y sellos como Punto Verde, RESY, Plaform, etc.

Y por último, la legislación para cada uno de los productos envasados o embalados en cuanto a las normas específicas sobre diversos aspectos como etiquetado, ingredientes, conservación, fecha de envasado, fecha de consumo, etc., según el sector o ramo al que pertenezcan. Asimismo, no hay que olvidar los datos de las empresas que producen y comercializan dichos productos, principalmente la razón social y el registro sanitario e industrial.

4.2.3. Analizar la información

Una vez obtenida la información, es necesario hacerle un análisis para adecuar las soluciones gráficas a la estrategia del fabricante del producto a embalar y a la legislación y la normativa vigentes; además, tener en cuenta las posibilidades técnicas de impresión del fabricante de envases y embalajes, y sus intereses comerciales; y por último, contar con los medios informáticos y programas para efectuar la representación del diseño gráfico, las pruebas impresas, la maqueta real y la presentación multimedia.

De un buen análisis y del planteamiento correcto depende, en la mayoría de los casos, la satisfacción de los distintos intereses que intervienen en un proyecto de diseño gráfico.

Tener analizada la situación no significa coartar la imaginación para conseguir buenas ideas, sino ser consciente de que las buenas ideas deben ser completadas con los datos y requisitos que exige cada proyecto de diseño gráfico. Ello redunda positivamente en cuanto a que no habrá deficiencias en el diseño, y por tanto, no será motivo de reclamo alguno.

4.3. Diseñar

4.3.1. Establecer conceptos

Con los resultados obtenidos en el análisis de la información, estaremos en capacidad de establecer los conceptos que van a determinar el orden de los objetivos y los recursos gráficos que emplearemos, así como la distribución de los distintos elementos que van a configurar la impresión de la caja o embalaje.

  

Los conceptos nos permitirán hacer un planteamiento y replanteamiento de un mismo problema, para dar con soluciones gráficas muy distintas.

4.3.2. Dar prioridades

 

El hecho de haber obtenido una información, analizarla y establecer conceptos, nos da pie para establecer un orden de prioridades de los elementos que conforman el diseño gráfico de un envase o embalaje.

Puede ocurrir el caso donde la marca del producto prevalece sobre el logotipo de la empresa que lo fabrica y comercializa. Sin embargo, no siempre es así; todo ello dependerá de las pautas marcadas por el cliente y de los resultados que pretenda conseguir. Por ejemplo, es conocido el problema que se plantea en los distintos medios de transporte, con los robos de mercancía.

A tal punto es así que se busca soluciones de identificación que no permitan a los ladrones saber qué contiene un determinado embalaje, de modo que, sin ser anónimos, poseen sólo aquella impresión o información necesaria para hacer llegar a su destino al producto.

Por tanto, destacar o camuflar la información que deseemos es clave para la obtención de los resultados que se pretenda conseguir a través del diseño gráfico. Las prioridades y las consecuencias estarán marcadas por las pautas del plan de marketing y por las necesidades del mercado.

4.3.3. Idear

Siempre se ha dicho que las ideas buenas son las que valen dinero, y esto es muy claro en diseño gráfico y estructural. Las grandes ideas no sólo son aquellas que revolucionan el mundo con innovaciones; también son buenas ideas aquellas que, sin tener excesiva trascendencia cultural o política, hacen posible la mejora diaria de la sociedad de consumo.

¿Es posible idear algo nuevo en diseño gráfico de envases y embalajes?

Indudablemente, en la mayoría de los casos no se innova nada, sólo se aplican los logotipos y las marcas. Sin embargo, existe la posibilidad de crear mejoras en la impresión y la comunicación, en las que el diseñador gráfico puede aportar sus conocimientos y sus ideas. Bajo este prisma, idear es algo que el sector del cartón ondulado en España necesita imperativamente.

La impresión que llevaba el embalaje de cartón ondulado, hasta hace poco tiempo, tenía poca importancia, a tal grado que aún se habla de “marcar” en lugar de “imprimir”, en el argot de algunas empresas que provienen de la fabricación de embalajes de madera y que posteriormente se convirtieron en fabricantes de embalajes de cartón ondulado. Ello denota la poca importancia que tenía la impresión de los embalajes, en la que solo se colocaban marcas y signos de posición o de características del producto; es decir, flechas y “Frágil”.

Afortunadamente, hoy los embalajes se imprimen o pre-imprimen en flexografía, con resultados muy satisfactorios; incluso, en el caso de la pre-impresión, los resultados son similares al offset. Si los medios técnicos han evolucionado para obtener calidad de impresión, significa que el mercado lo demanda y que la evolución del packaging ha cobrado tal importancia que hace necesario el empleo del cartón ondulado como un medio más de comunicación, promoción y venta.

   Sin embargo, en el ámbito del microcanal (canal E), aplicado sobre todo a la estuchería de cosmética y farmacia, el diseño gráfico ha sido siempre muy cuidado. Claro está que el concepto de estuche es distinto al de embalaje, pero no debemos olvidar que el microcanal también es cartón ondulado (pre-impreso o con impresión directa).

Como ya se ha dicho anteriormente, la idea de preimpresión está aplicándose también a la PLV (promoción en el lugar de venta) y a los mercados, donde el cartón ondulado constituye un elemento fundamental de promoción, exposición y presentación de productos. Un ejemplo claro son los embalajes para regalos de Navidad, vinos, cavas, cosméticos, etc.

4.3.4. Planificar

Una vez seleccionadas las ideas de los bocetos que vamos a realizar, es necesaria la planificación del trabajo, de modo que obremos con previsión de todos y cada uno de los aspectos que conllevan los proyectos completos de diseño gráfico de productos de cartón ondulado. Así pues, el plan determinará la forma y los medios de realización y la presentación, todo ello coordinado con el área comercial del fabricante de embalajes y con la conformidad de su departamento de producción.

De esta manera no se cometen errores que se manifiesten a posteriori. Por ejemplo, ocurre frecuentemente que las agencias de publicidad que desconocen el sector de cartón ondulado presentan a los clientes bocetos o diseños que no se pueden imprimir por multitud de razones.

Para evitar trabajar en vano, conviene planificar los diseños, que sean pensados y realizados por profesionales del medio y que conozcan perfectamente el sector del cartón ondulado. Ahora bien, no sólo se debe conocer el cartón ondulado como soporte de impresión; también hay que conocer los sistemas de impresión utilizados y los distintos procesos de fabricación.

  

Todo este conjunto de conocimientos, adquiridos en la práctica de la profesión a lo largo de años de experiencia, dan una visión y un “saber hacer” que culminan en buenos diseños y resultados previstos para satisfacer las necesidades del mercado.

4.3.5. Representar

Además de idear y planificar un proyecto de diseño gráfico para un embalaje, es indispensable conocer los distintos sistemas y técnicas de representación que culminen en la plasmación visual sobre un determinado soporte y con las características de forma, color, textura y otros que interesen en cada caso. Cualquiera de los medios y técnicas de representación tradicionales, hasta los últimos avances en informática de diseño asistido por computadora, son válidos para representar gráficamente una idea.

Ahora bien, dentro del diseño gráfico concreto que se realice, existen unos medios más apropiados que otros para representar ideas que estén en consonancia con el resultado de impresión industrial que pretenda obtenerse.

Normalmente, la representación de las ideas y la plasmación de los bocetos se realizan con ayuda del diseño asistido por computadora. El diseño asistido es hoy, en España, una realidad dentro del mundo del diseño gráfico y del sector de las artes gráficas; es una herramienta que se ha impuesto y que facilita el trabajo inicial y los pasos posteriores de envío de información, impresión de pruebas, fotomecánica y pre-impresión.

Los bocetos para embalajes se representan en plano, se imprimen sobre un soporte blanco o “crudo” (color característico del papel hecho a base de pasta de madera sin blanquear) y posteriormente se montan sobre un prototipo o muestra del tipo de caja que corresponda, para observarlos con el efecto tridimensional como quedará finalmente impreso el embalaje. Este paso es muy importante, ya que permite ver el diseño gráfico aplicado correctamente sobre la caja, ver el efecto final, las proporciones, la disposición y colocación de los elementos, así como los blancos o márgenes a tamaño real.

4.3.6. Medidas del embalaje

La confluencia de diseñador gráfico y diseñador estructural (industrial) en una misma persona no es frecuente; pero al hacer un boceto es necesario saber y conocer los factores que van a intervenir en él. Uno de estos factores son las medidas.

Las medidas, independientemente del tipo de caja y la calidad del cartón, siempre se refieren a la luz interior del embalaje una vez formado en volumen. Por lo tanto, es necesario conocer las medidas exteriores de las caras y tener la visión de la caja tanto en plano como en volumen. Este conocimiento permite saber disponer los espacios correctos hasta los hendidos y el corte, la correcta posición de textos e imágenes y los sobrantes o “sangre” de las masas de fondo.   

En caso de que el diseñador gráfico desconozca el aspecto de las medidas de las cajas y sus incrementos, conviene que se asesore con un técnico o el diseñador estructural de embalajes antes de comenzar a trabajar en la representación y la disposición del diseño gráfico, además de solicitar la línea de troquel para poder hacer el diseño.

4.3.7. Tipo de embalaje

Antes de comenzar a pensar en el diseño gráfico, es imprescindible saber el tipo o modelo de caja sobre el cual se va a imprimir la comunicación visual, su desarrollo en plano, la forma, el volumen y la posición de los textos y las imágenes, una vez conformada y montada la caja, el expositor, el contenedor, el acondicionador, etc.

Ya sabemos que el cartón ondulado se aplica en distintos sectores del mercado y en distintos ámbitos industriales de las artes gráficas. Pues bien, para cada uno de ellos existen tipos o modelos de caja denominados de utilidad pública, que son los de mayor uso y que constituyen las bibliotecas de tipos Fefco y Ecma. Estos modelos de caja se encuentran editados en distintos manuales para cartón ondulado y cartoncillo. Además, existen los catálogos de las máquinas plegadoras y pegadoras que editan las firmas que fabrican y comercializan dichas máquinas.

Y en último lugar están todos aquellos diseños que se realizan día a día en los distintos departamentos de diseño para cubrir necesidades y problemas actuales, que no están editados pero sí que están en el mercado.

Por lo tanto, el diseñador gráfico debe saber que existen los distintos tipos de cajas; y en caso de que no los domine, es aconsejable que se asesore antes de abordar el trabajo de diseño gráfico. Ello le ahorrará tiempo, dinero y problemas, y mejorará los resultados finales.

4.3.8. Soporte de impresión

Hemos visto anteriormente los aspectos de medida y tipo de caja. Pues bien, el soporte sobre el que va a imprimirse tiene vital importancia para los resultados finales del diseño gráfico. Antes de comenzar a trabajar en las posibles ideas para su posterior impresión, debemos conocer las posibilidades y los resultados que se obtiene sobre los distintos soportes y materiales asignados previamente en la fase de diseño estructural. Así pues, tendremos la información del tipo de cartón que se va a utilizar (tipo de onda) y las características de la cara exterior, tales como color (blanco, crudo), gramaje (peso del papel por metro cuadrado), calidad (kraft, test, bicolor) y si se imprime directamente sobre la plancha o sobre el papel; sin olvidar el sistema de impresión y el tipo de máquina.

Como es natural, este conocimiento del comportamiento de los distintos soportes de impresión lo brindan los años de experiencia y el estudio de los resultados de impresión en los soportes existentes, junto a los sistemas de impresión, las tintas y los barnices.

El diseñador que conoce todos estos temas, no cabe duda, tiene grandes ventajas al pensar y realizar el diseño gráfico para productos de cartón ondulado.

  

4.3.9. Técnicas de impresión

Los sistemas de impresión juegan un papel relevante en el mundo de la comunicación gráfica. Como todos sabemos, las técnicas de impresión se basan en el contacto directo o indirecto entre la plancha o forma de impresión, y la superficie a imprimir; y en este sentido existen técnicas tradicionales clasificadas en las siguientes categorías:

Actualmente, se han desarrollado técnicas más avanzadas que no utilizan el contacto directo para lograr la impresión. Por ejemplo, la impresión digital que se basa en inyección o proyección de tinta sobre el soporte.

No vamos a entrar en detalles que podemos encontrar en los distintos manuales de cada tipo de impresión; sin embargo, no cabe duda de que el diseñador gráfico debe conocer las distintas técnicas, y ello redundará en la optimización de sus diseños.

El cartón ondulado puede imprimirse con cualquiera de las técnicas, pero lo más normal es que se den los siguientes casos:

Ámbito de estuchería: impresa en offset, sobre pliegos de cartón compacto que se pegan posteriormente al microcanal mediante un procedimiento “contracolado”.

Ámbito de pre-impresión: consiste en imprimir en flexografía las bobinas que constituyen la cara exterior del cartón y que se pegarán a este durante el proceso de fabricación de la plancha de cartón ondulado en la máquina onduladora.

Ámbito de la impresión directa en plancha: se imprime en flexografía y constituye la técnica más utilizada en la mayoría de los embalajes fabricados en las distintas alturas de canal. Esta forma de imprimir el cartón ondulado es la más utilizada en España y está orientada hacia un mercado donde la calidad de impresión no es el elemento más importante del embalaje. Ahora bien, no por ello se debe descuidar la calidad de los diseños.

No olvidemos que hay empresas que utilizan el embalaje como medio de promoción e identificación de sus marcas y productos.

Y para tiradas cortas se están utilizando la impresión digital y la serigrafía, que permiten personalizar y diferenciar impresiones para su troquelado posterior, en plotter de corte.

4.3.10. Medios, equipos y programas para diseño gráfico.

Actualmente, el diseño gráfico se hace mediante diseño asistido por computadora. Esta herramienta de trabajo es muy útil para el diseñador porque le ofrece autonomía de trabajo, simplifica las fases y permite llegar directamente de la idea a la fotomecánica y la pre-impresión. Todo ello con sólo un puesto de trabajo, con los programas adecuados y en muy poco tiempo. Además, puede imprimir y hacer tantas pruebas como requiera y en distintos soportes, bien sea sobre papel opaco o sobre láminas transparentes.

No es objeto de este manual describir en detalle todos los equipos y programas existentes en el mercado; pero diremos que existen dos ámbitos de diseño en cuanto a equipos y programas existentes:

el ámbito PC (Personal Computer); es decir, las computadoras personales de las distintas marcas;

el ámbito Macintosh (Apple), que tiene una filosofía distinta y que se ha especializado más en el mundo del diseño gráfico, la edición de texto y las artes gráficas.

No obstante, los dos ámbitos se aproximan cada vez más, y con los acuerdos entre las firmas que producen y comercializan computadoras, se hace posible la comunicación entre ambos y la compatibilidad entre los distintos sistemas y programas.

En consecuencia, y en lo que respecta a la especialización de diseño gráfico para embalajes de cartón ondulado, se pueden utilizar los programas PC o Mac dependiendo de los equipos de los que cada quién disponga.

En cuanto a los dispositivos periféricos de salida, existen en el mercado impresoras y plotter que permiten imprimir sobre cualquier soporte, con distinta resolución y con la lineatura deseada. Con estos recursos se puede mostrar los bocetos para los distintos ámbitos de aplicación del cartón ondulado, con resultados muy parecidos a los que se obtienen en la impresión final.

4.3.11. Componer

El concepto de componer es muy amplio; sin embargo, puede definirse como la reunión de elementos dispuestos de tal manera que forman un conjunto armónico. En la composición de bocetos para embalajes de cartón ondulado intervienen varios elementos; los más significativos son los siguientes: marca del producto, logotipo y razón social de la empresa, diversos signos y símbolos de codificación e información, y en algunos casos, imágenes fotográficas e ilustraciones.

Podríamos sintetizar o resumir todos los elementos en dos grupos:

textos, que son aquellos elementos de comunicación escrita;

imágenes, constituidas por formas y colores cuyo objetivo está destinado a comunicar aspectos iconográficos.

A través de estos elementos se pueden comunicar todos aquellos aspectos que nos interesen hacer llegar a los distintos receptores, y dependiendo de los elementos que resaltemos, habrá un orden de lectura en la composición realizada.

Las funciones principales que cubre el diseño gráfico, como todos sabemos, son la estética y la simbólica. Ello implica comunicar los distintos mensajes que están implícitos en ambos; es decir, la identidad corporativa de las empresas que comercializan y fabrican el producto; la marca con la que se conoce y diferencia al producto de los demás, códigos de identificación, pictogramas de información y codificación, y por último, los requisitos legales obligatorios. El orden no debe ser necesariamente este; todo dependerá del elemento primordial de cada caso. Esta información tiene el propósito de servir a todos los usuarios del embalaje y del producto que contiene durante el circuito completo, desde el embalado hasta su consumo y reciclado.

En definitiva, la composición es una de las fases clave para cubrir los aspectos y requisitos de comunicación, es decir, la identificación y la per suasión.

4.3.12. Colores y tintas

Una vez hecha la composición de los distintos elementos que intervienen en la misma, contamos con otro elemento: el color.

Si la ordenación formal de textos e imágenes es importante, no lo es menos la determinación del color de cada uno de esos elementos. Lograremos composiciones armónicas siempre y cuando estén en consonancia la forma y el color.

Ahora bien, todos sabemos la naturaleza del color, de la forma, de los distintos tipos de letras, etc.; saber conjugar estos aspectos junto con el tipo de envase o embalaje (forma, volumen, disposición en el apilamiento en almacén, transporte y punto de venta, textura, color, características del soporte de impresión, etc.), así como las propiedades de las tintas empleadas en las distintas fases del diseño gráfico y de la técnica de impresión, constituyen un campo muy interesante de estudio. Si el diseñador conoce todos estos factores, no cabe duda de que los tendrá en cuenta al idear, componer y realizar el diseño gráfico de productos hechos con cartón ondulado.

La técnica de impresión más utilizada en el sector del cartón ondulado es la flexografía, tanto en la impresión directa sobre plancha como en la pre-impresión en bobina de papel. Las tintas, generalmente al agua, tienen características y propiedades diferentes para cada caso, gamas de colores distintas (caso de los plata, oro, etc.) e incluso cartas de colores distintas. Las tintas flexográficas tienen una carta de color normalizada que se denomina GCMI (publicada por el Glass Packaging Institute de Washington), que es la guía de más uso dentro del sector del cartón ondulado, independientemente de los distintos fabricantes de tintas.

En el diseño para impresión flexográfica predominan las composiciones a base de tintas planas combinadas, en menor grado, con tramas sencillas cuya lineatura suele ser muy abierta para evitar el empaste de la tinta.

4.3.13. Tipografía

En diseño gráfico para envases y embalajes de cartón ondulado, los textos constituyen uno de los elementos más importantes para comunicar los distintos atributos del producto, tales como la marca, la identificación, el contenido, características, etc.

No cabe duda de que el conocimiento de los tipos de letra y el dominio de las distintas formas de componer es indispensable para comunicarse por escrito con todos los receptores que, a lo largo del circuito del embalaje, van a leer los mensajes enviados. Estos mensajes, como ya sabemos, tienen la finalidad de identificar, informar, promocionar y promover la venta.

Desde que los chinos construyeron los primeros alfabetos tipográficos, realizados en madera, a continuación los caracteres móviles de Gutenberg, más tarde los tipos creados por Bodoni, Garamond, Mallarmé, Rimbaud, Apollinaire, etc., hasta llegar a las teorías modernas de Jan Tschichold recogidas en su libro Die Neue Tipografie en 1928; la evolución de la tipografía, junto a las técnicas de composición de textos para las distintas técnicas de impresión, han sido muy importantes para el sector de las artes gráficas, así como para el diseño gráfico asistido por computadora.

Actualmente, se utiliza la computadora para llevar a cabo el diseño gráfico; ello constituye ventajas muy importantes para el diseñador, ya que le permite disponer de todas las familias de letras y además las opciones de la composición vertical, la simetría, seguir un trazado, efectuar modificaciones y tantas otras posibilidades como la creatividad del diseñador lo quiera. Gracias a estos avances, las ideas son más ricas, más fácilmente realizables con mayor rapidez y con total autonomía. De esta forma, se puede pasar de la idea a la realización directa del diseño. Sacar pruebas impresas a color, filmar los fotolitos (ya obsoletos) y enviar a CTP (Computer To Plate), con separación de color incluida para hacer la forma con que se dibujaban las letras a mano con pincel y plumilla; hacer los bocetos manualmente con rotuladores, guache o acrílicos, y utilizar los transferibles para hacer ficticios y artes finales, quedaron atrás. No está demás conocer todos esos procedimientos para el dominio de la tipografía. Es muy frecuente tener que dibujar logotipos y marcas de productos y servicios que no responden a ningún tipo o familia de letra existente. Por lo tanto, el dominio de la tipografía es la clave a la hora de diseñar, así como saber componer los textos, los espacios en blanco, la proporción, la jerarquía y el orden de lectura, las connotaciones de cada tipo de letra, los sectores de productos a los que se aplica habitualmente, etc.

4.3.14. Imágenes

Si el texto es uno de los elementos clave para la comunicación escrita en diseño gráfico, no menos importante es la imagen para transmitir sensaciones, emociones, recuerdos, connotaciones, etc.; a través de signos, símbolos, pictogramas y figuras de distinta naturaleza para completar la comunicación.

Al pensar en las imágenes que pueden utilizarse en un determinado diseño gráfico, hay que tener en cuenta el concepto que tiene el tipo de caja sobre el que se va a imprimir y la técnica de impresión que se va a utilizar. No es igual diseñar un estuche para cosméticos o un expositor para un punto de venta -que requieren imágenes partiendo de una buena fotografía, impreso en offset mediante una cuatricromía y con un barniz o plastificado sobre la impresión-, que pensar en un diseño para un embalaje en doble/doble, con la cara exterior en “kraft crudo” e impresa en flexografía con tintas planas, con tramas muy abiertas, con tintas al agua y a dos o tres colores.

Esto significa que, partiendo de las funciones que debe cumplir el diseño gráfico (comunicar mensajes destinados a identificar, informar y promover la venta), hay -55- Capacitación que tener en cuenta los recursos, los soportes de impresión y los condicionantes de los medios de producción, tanto en el diseño como en la impresión final.

En cualquiera de los casos que hemos expuesto anteriormente, las imágenes utilizadas en general son ilustraciones, fotografías, pictogramas, logotipos, etc.

Y la forma actual de introducir estas imágenes en la computadora, es a través de dispositivos periféricos de entrada. Por ejemplo, un escáner que explora y registra las imágenes de originales transparentes u opacos, para tratarlas luego con Photoshop. O bien, se puede dibujar las ilustraciones, directamente en los programas con los que se trabaja (Illustrator, Freehand, Corel, etc.). De este modo, podemos ver integrados textos e imágenes a color, ampliados, reducidos, con distintos fondos y efectos, etc., a través del monitor.

4.3.15. Pre-impresión (antes fotomecánica)

Tradicionalmente, ha existido una etapa de trabajo posterior al diseño gráfico denominada fotomecánica y orientada a reproducir los originales para la obtención de los fotolitos que permitieran hacer las planchas o clichés de impresión. Esta actividad podría explicarse como todos aquellos procesos fotográficos destinados a la reproducción de originales, a través de cámaras fotográficas industriales, con el fin de obtener la separación de los colores en distintas películas para posteriormente hacer planchas de cada color que posibiliten la impresión correspondiente.

Actualmente, la fotomecánica, entendida como tal, se ha quedado obsoleta y los fotolitos han desaparecido; su uso se limita casi exclusivamente a talleres artesanales que no han renovado su tecnología de diseño y producción.

Todos sabemos que la forma de diseño actual permite ir desde la idea hasta la separación de colores con el mismo programa con el que realizamos el diseño gráfico. Todas estas fases se han sintetizado en un proceso único y hecho casi en su totalidad por el propio diseñador gráfico, a través del diseño asistido por computadora; o bien, pasando por el departamento de pre-impresión de la empresa fabricante de productos de cartón ondulado o del taller que elabora los clichés de impresión, denominados fotopolímeros.

En definitiva, el diseñador debe conocer la fotomecánica, al menos en su esencia, pues ahora no sólo piensa el diseño, sino que lo realiza, hace las pruebas de impresión y la selección o separación de colores. Se da por supuesto que la fotomecánica debe estar hecha de acuerdo con el sistema de impresión, con el tipo de soporte y con las tintas a emplear.

 
 

Documentación

Índice de Manuales Técnicos 

NUEVO FACEBOOK

Asociación de Corrugadores

Directorio

 

Empresas Corrugadoras

en América Latina