REVISTA OFICIAL de la Asociación de Corrugadores del Caribe, Centro y Suramérica (ACCCSA)
Edición 33 Enviar link por correo electrónicoEnviar link de este artículo

4.3.16. Guardar información

Una de las ventajas que supone diseñar en computadora es la capacidad de almacenamiento del trabajo. Esta información puede servir para procesos posteriores, rediseños o repeticiones de clichés o fotolitos.

Es muy frecuente realizar distintos bocetos o diseños para un mismo cliente, y conviene tener archivados los elementos repetitivos que deben figurar en todos los soportes donde se apliquen los signos o símbolos que constituyen el logotipo de una empresa determinada, así como las marcas de productos que comercializa. Lo único que hay que hacer es abrir el fichero donde tengamos la información que necesitemos, copiarla y colocarla en el nuevo documento. Una vez obtenida la imagen, texto, logotipo o marca, podremos manipular, cambiar de tamaño, color y situación, añadir o quitar elementos, etc.

Como podemos apreciar, la operación de archivar el trabajo realizado supone muy pocos esfuerzos y costos; y a cambio, ahorra mucho tiempo y trabajo, y la información generada está disponible para los distintos departamentos de la empresa, así como para presentaciones, promoción, publicidad, ferias, etc. Además, se puede crear una base de datos cuya información, en el caso de empresas multinacionales, puede ser compartida por las filiales del grupo.

4.3.17. Bocetos y pruebas de color

  

Otra de las ventajas de diseñar a través de computadora es la capacidad de imprimir el diseño realizado tantas veces como se desea, con el tipo de impresora que sea más adecuada para los resultados que queramos obtener, y contar con las posibilidades y los recursos existentes en el sentido de lineatura, efectos, tipos de trama y de papel, transferencia, etc.

Quienes hayan diseñado con el sistema tradicional, saben las dificultades de realizar los bocetos a mano y hacer repeticiones, modificaciones o versiones distintas de un mismo diseño. Afortunadamente, la tecnología y la informática están al servicio del diseño y ahorran tiempo, trabajo y dinero, y lo que es más importante, ofrecen una versatilidad que permite obtener mejores resultados para satisfacer al cliente y al diseñador.

 

Aunque la oferta de impresoras en el mercado va siendo cada vez más amplia y con mejores resultados, aun no se obtiene pruebas iguales a la impresión final, debido a varios factores: tintas o ceras, soporte de impresión, resolución, etc. No obstante, es una herramienta de gran ayuda para intuir los resultados definitivos del diseño gráfico.

4.3.18. Documentar el diseño

Una vez efectuadas las pruebas de impresión y montadas sobre el prototipo de cartón ondulado, es aconsejable registrar mediante imágenes el diseño gráfico realizado. Las utilidades de las fotografías o los videos son muchas: por un lado, constituyen un material de archivo y recopilación de los trabajos hechos; y por otro, es una información que sirve para mostrar los trabajos en reuniones, presentaciones, conferencias, publicaciones, Internet, etc.

  
  

Además, no sólo es conveniente registrar el ficticio o prototipo diseñado, sino que también es bueno fotografiar el resultado final del embalaje impreso en serie para comparar los resultados finales con los bocetos y prototipos presentados y aprobados por el fabricante de cartón ondulado y el consumidor de envases y embalajes.

4.4. Presentar el diseño gráfico al fabricante de envases, embalajes y productos de cartón ondulado

4.4.1. Presentación

Aunque el diseñador tiene suficiente información como para efectuar el diseño gráfico, es muy recomendable que, una vez terminado dicho diseño, se le revise por parte de los responsables de cada departamento y de todos los procesos y fases por los que va a pasar el producto diseñado, con el fin de comprobar que no haya problemas de fabricación, impresión, manipulación, etc.

Esta manera de proceder evitará inconvenientes posteriores tales como presentar al cliente final diseños que no sean los apropiados para el proceso productivo del fabricante, o cualquier otro condicionante que no se ajuste a la estrategia comercial.

4.2.2. Modificaciones

Es posible que el diseño o los diseños presentados al fabricante de envases y embalajes no se ajusten a los criterios idóneos en cuanto a su política comercial, tecnología de producción, etc. En dicho caso, es necesario modificar y corregir el diseño hasta que el fabricante de envases y embalajes de cartón ondulado esté de acuerdo con las características del diseño gráfico que se va a presentar al cliente.

Es contraproducente presentar envases o embalajes que tengan dificultades o que no se puedan llevar a cabo por parte del fabricante de cartón ondulado. Ello denota que el diseño no es el óptimo, que el fabricante no comprueba los diseños o que el sistema de trabajo no ofrece la garantía ni la confianza deseada por el cliente.

 Estas carencias y faltas de rigor en el diseño gráfico pueden llevar hasta la pérdida de pedidos, ya que la empresa consumidora de embalajes percibe que no está trabajando con el equipo idóneo, y esto podría dar pie a que solicite el diseño y los embalajes a la competencia.

4.4.3. Aprobación

Una vez que estemos seguros de que el diseño gráfico realizado puede ser producido por el fabricante de envases y embalajes y que se ajusta a las necesidades del cliente, estamos listos para que el cliente vea el producto gráfico y lo someta a su juicio y aprobación.

4.5. Presentar el diseño gráfico a la empresa consumidora de envases, embalajes y productos de cartón ondulado

4.5.1. Presentar

Así como el diseñador visitó al cliente junto al vendedor de embalajes para recoger directamente la información que serviría de base para solucionar el problema de diseño gráfico de un embalaje determinado, ambos deben volver también a la presentación del diseño resultante. Ello permitirá hacer la presentación correcta, comentar los distintos aspectos que surjan en la reunión, asesorar, cambiar impresiones para llegar a la aprobación final y, si fuera necesario, modificar, variar o hacer un nuevo diseño.

La aprobación del diseño gráfico de un envase o embalaje puede ser tan sencilla o tan complicada como sea la naturaleza del problema a resolver por el cliente. Desde la empresa más sencilla y humilde cuyo dueño o director es el que toma las decisiones, hasta las multinacionales que cuentan con toda una organización de marketing, los clientes necesitan hacer pruebas pilotos o sondeos de mercado para ver si los resultados del diseño son satisfactorios antes de dar la aprobación.

 Al presentar las pruebas impresas, se busca mostrar el resultado final del diseño gráfico montado sobre un tipo de caja concreto cuyo efecto visual sea lo más parecido al resultado de la impresión industrial de dicho embalaje. Una vez dada la conformidad por parte del cliente, se pone en marcha el pedido correspondiente y se procede a encargar los clichés o planchas para su posterior impresión.

4.5.2. Modificaciones

Si por cualquier circunstancia el diseño gráfico no reuniera todos los requisitos para las funciones y estrategias de imagen, comercialización, codificación, etc., o sencillamente las ideas presentadas no gustan, es necesario corregir, añadir, modificar e incluso volver a empezar el diseño gráfico.

Lo importante es que finalmente el diseño gráfico cubra y satisfaga los intereses y gustos de todos los implicados en el proyecto para su aprobación final.

4.5.3. Aprobación

La aprobación es el momento culminante donde se obtienen los resultados positivos de un proyecto gráfico, por parte del equipo de trabajo. Ahora bien, es conveniente revisar el prototipo completo para no caer en errores que nos lleven a reclamos posteriores. Es decir, cuando se obtiene la aprobación del diseño gráfico, es recomendable dejar claramente escrito y aprobado por el cliente todos y cada uno de los elementos: texto, color (Pantone o GCMI), posición y distribución de los distintos elementos sobre el embalaje, código de barras, espacio para etiquetado, signos y símbolos de identificación, así como estampillas de calidad, datos del fabricante, etc.

De esta buena gestión dependerá que se transmita correctamente los datos a los distintos departamentos (comercial, técnico, producción) y las empresas colaboradoras o auxiliares que confeccionan los útiles de impresión.

4.6. Seguimiento

4.6.1. Seguimiento y control

Ahora bien, con la aprobación del diseño no finaliza el trabajo que iniciamos al obtener la información y visitar al cliente. Es imprescindible un seguimiento que vaya desde la comprobación de la preimpresión, los clichés, la impresión y la producción del embalaje en la planta del fabricante, hasta el seguimiento en el circuito y después en el transporte, almacenamiento, distribución, punto de venta, uso y percepción del usuario y, por último, la recogida y el reciclaje del embalaje.

Con los datos obtenidos, podemos mejorar y optimizar el diseño y sus prestaciones cuando se vuelve a fabricar para pedidos posteriores.

4.6.2. Informe

Lo ideal sería que el propio diseñador hiciera el seguimiento de todas y cada una de las etapas que describe el embalaje a lo largo de su ciclo de vida; pero como esto no es posible en la mayoría de los casos, se recurre a hacer seguimientos parciales de las distintas etapas del circuito de embalaje por parte de todos los implicados en el proyecto, de modo que al final se sume para su análisis toda la información obtenida y obrar según los resultados.

Este tipo de controles son una buena medida para mejorar no sólo el diseño gráfico, sino todos los procesos, métodos, tecnologías de diseño, la impresión, la codificación, etc., y que contribuyan a la optimización del sistema general de embalajes de una determinada empresa. El seguimiento sirve también para el avance en la investigación y el desarrollo de la comunicación visual de los productos en el sector de envases y embalajes de cartón ondulado.

4.6.3. Evaluación y resultados

Es bien conocido lo difícil que resulta evaluar los resultados de diseño con datos objetivos; de hecho, se considera intangible. Pero aún así, hay datos estadísticos que se pueden presentar en la cuenta de resultados. Podemos ofrecer claramente el número de proyectos y sus resultados, así como los resultados humanos, técnicos y económicos. Por ejemplo, el tiempo utilizado en cada proyecto y los resultados que ha obtenido el fabricante de cartón, el número de clientes nuevos conseguidos con la contribución del diseño gráfico, la cantidad de embalajes fabricados con el diseño realizado y la facturación que ello supone, la buena imagen que se adquiere a través de la resolución de problemas de embalajes gracias al diseño, etc.

Y para la empresa consumidora de embalajes, se puede determinar la manera en que ha repercutido el diseño gráfico en los aspectos comerciales, de producción, transporte, almacenamiento, etc.; y también las mejoras conseguidas en cuanto al aumento de ventas, percepción, promoción y venta del producto gracias al diseño gráfico.

4.6.4. Sistema de diseño gráfico para cartón ondulado

En el gráfico se representan, de forma esquemática, las fases que constituyen el sistema ideal de diseño gráfico sobre cartón ondulado.

Tener un sistema de diseño supone establecer un método que facilita el proceso de diseño gráfico, desde el proyecto más simple hasta el caso más complejo, de una forma ordenada y clara que permite establecer la trazabilidad de esta actividad en la empresa.

 

 
 

Documentación

Índice de Manuales Técnicos 

NUEVO FACEBOOK

Asociación de Corrugadores

Directorio

 

Empresas Corrugadoras

en América Latina