REVISTA OFICIAL de la Asociación de Corrugadores del Caribe, Centro y Suramérica (ACCCSA)
Edición 23 Enviar link por correo electrónicoEnviar link de este artículo

Concepto de color

Para percibir color necesitamos tres elementos básicos

1. La luz
2. Un objeto
3. Un observador

Sensación de color

La sensación de color depende de:

De la intensidad y tipo de luz.

De la naturaleza del objeto iluminado.

De las capacidades del ojo que observa.

De la percepción de la persona que observa.

  De la cantidad (intensidad) y del tipo de luz (temperatura de color): En niveles bajos de iluminación, los objetos son menos coloridos. Con luz de día brillante vemos más color, contraste y saturación. Las fuentes de luz varían en cuanto a la temperatura de color.

  De las cualidades físicas y pigmentarias del objeto iluminado: Antes de que la luz alcance nuestros ojos, ésta es modificada por los colorantes presentes en los objetos que vemos.

  

Los colorantes usados para reproducir imágenes son pigmentos y tintas. Estudiar el color de un objeto significa averiguar cómo modifica éste la luz visible, es decir, qué ocurre cuando la luz incide sobre el objeto.

COLOR DE UN OBJETO = CÓMO INCIDE LA LUZ SOBRE EL OBJETO

Cuando la luz impacta un objeto, las ondas pueden ser reflejadas, absorbidas o transmitidas.

   

a. Transmisión. La luz se transmite a través del material

- Si se difunde en infinitas direcciones tenemos transmisión difusa y un cuerpo translúcido
- Se tratará de transmisión especular si el cuerpo transparente.

b. Absorción. Al menos parte de la luz puede ser absorbida por el material, perdiéndose como luz visible. Si toda la luz es absorbida, tendremos un cuerpo negro opaco. Por el contrario, si toda la luz se refleja tendremos un cuerpo blanco.

c. Reflexión. La luz puede reflejarse sin atravesar el objeto.

- Si lo hace con ángulos iguales y opuestos a los incidentes, como un espejo, tenemos reflexión especular.

- Si se refleja pero es difundida en todas direcciones tenemos reflexión difusa. “Un objeto absorbe las longitudes de onda que no pose y refleja las que ya tiene”.

3º De las capacidades del ojo que observa:

Las ondas de luz que no son absorbidas por el objeto alcanzan el ojo y desatan un proceso visual tan complejo que todavía hoy en día no es comprendido en su totalidad. En el ojo humano existen cerca de 140 millones de detectores.

De estos, aproximadamente, 6 millones son conos el resto son bastones o bastoncillos. Los conos: En la retina existen cerca de 6 millones de conos. Los conos son uno de los dos tipos detectores que existen en la retina del ojo humano. Su nombre deviene de su forma, pues en la periferia de la misma son conos alargados.

Hasta hoy, por métodos indirectos, se han detectado tres tipos diferentes de pigmentos en los conos. Cada uno de ellos corresponde a uno de los mecanismos de la visión del color. Por esta razón los colores primarios son tres: rojo, verde y azul. Los conos responden a los tintes (hues) y el brillo (brigthness). Existen tres tipos de conos: Sensibles al rojo (baja frecuencia), Sensibles al verde (media frecuencia), y sensibles al azul (alta frecuencia).

  

   

Los Bastones.

En la retina del ojo existen cerca de 130 millones de bastones. Sin embargo en la parte central de la misma, conocida como la fóvea, que coincide con el centro óptico del ojo, no hay bastones. Los bastones o bastoncillos son los responsables de la máxima sensibilidad a la luz o, en otras palabras, los que nos permiten ver cuando los niveles de iluminación son muy bajos (como, por ejemplo, de noche, con la luz de las estrellas)

4º De la percepción de la persona que observa.

La percepción del color varía de una persona a otra ya que es un fenómeno subjetivo sobre el que influyen muchas variables: a. La fuente de luz. El ojo viene equipado con una característica de balance de color automática denominada "adaptación cromática". Ajusta todas las desviaciones de color como las producidas por diferentes fuentes de luz.

Podemos demostrar la adaptación cromática que hay detrás de tus ojos. Observa la toalla amarilla. Cubramos la toalla con un filtro de color cyan y veamos que ocurre. El filtro tiene un borde desigual por tanto lo puedes ver. Al ser cubierta por el cyan, la toalla se torna verde, como es de esperar. Ahora cubramos la escena completa con el mismo filtro cyan.

Ahora, la toalla se ve nuevamente amarilla! El ojo tiende a eliminar la desviación de color general usando el blanco como el punto de referencia más fuerte.

 

 
 

Documentación

Índice de Manuales Técnicos 

NUEVO FACEBOOK

Asociación de Corrugadores

Directorio

 

Empresas Corrugadoras

en América Latina