REVISTA OFICIAL de la Asociación de Corrugadores del Caribe, Centro y Suramérica (ACCCSA)
Edición 24 Enviar link por correo electrónicoEnviar link de este artículo

 

b. Los colores circundantes

La percepción de color también está influenciada por los tonos y los colores que rodean a una imagen. Los parches de color en la izquierda y la derecha son los mismos.

c. El estado de ánimo del observador.

e. El soporte

La colaboración del soporte afectará a la percepción de un color determinado. Las características de la superficie del soporte (liso o rugoso) también afectan a la percepción del color.

f. La posición del observado

g. El ángulo de observación

10.1.2 El metamerismo

El metamerismo es el fenómeno que explica la relatividad del color respecto al observador, la fuente de luz, los tonos circundantes o la interacción del color, el soporte y la posición del observador, así cómo el ángulo observación. Cuando dos colores se ven iguales bajo la misma fuente de luz pero se ven diferentes bajo otra se dice que los mismos son metámeros o que poseen metamerismo.

Para evaluar el metamerismo se mide la diferencia de color entre ambas muestras, para la fuente luminosa (iluminante) para la cual los colores difieren, empleando el Sistema CIELAB (coordenadas Lab). A la magnitud de esta diferencia se la denomina Índice de Metamerismo.

Existen unas tiras que permiten controlar la temperatura de la luz a la que se esta visualizando la prueba impresa.

Estas tiras denominadas GAFT se pegan sobre la prueba, si se visualiza a 5000 grados Kelvin veremos un color uniforme, pero si visualizamos la prueba a otra temperatura aparecen rayas en la etiqueta.

10.1.2 Sistematización del color

Chevreul observó que el color está determinado por al menos tres dimensiones:

De manera intuitiva podemos comprender el color en torno a estas tres variables. A partir de las teorías de Chevreul se abandonaron los diagramas planos que explicaban las mezclas cromáticas y surgieron, adaptados a la nueva visión, sistemas de ordenación del color tridimensionales.

Los diversos modelos de clasificación de los colores se basan todos en el mismo principio. El eje vertical central presenta la escala de valores de luminosidad acromática, del eje horizontal corresponde a la saturación de cada tono.

 

Tono o tinte (Hue): Se emplea la palabra tono, para designar una clase de color. Esta característica se emplea en el lenguaje corriente con los nombres: azul rojo, verde amarillo,etc. Se trata de la variación cualitativa del color, tal concepto está ligado a la longitud de onda de su radiación y nos permite distinguir un color de otro.

Luminosidad (Lightness): Valor de un tono. Es la determinada capacidad que tiene un tono de reflejar la luz blanca que incide en él . El brillo de un color es su grado de claridad, y, por tanto, es una característica de la luminosidad.

Saturación (Saturation): La saturación corresponde con la máxima fuerza e intensidad de un color, coincidiendo con una longitud determinada del espectro electromagnético, y carece absolutamente de blanco y de negro. De esta manera, podemos describir un color añadiendo al nombre de su tono, adjetivos que definen su croma y su claridad:

 Rojo claro suave
 Azul oscuro intenso

Sin embargo, no podemos ir al impresor diciendo que para el anagrama de nuestro cliente queremos un verde botella suave, ni tampoco es el procedimiento más correcto para la comparación entre colores, que a fin de cuentas es de lo que tratan los procesos de medición y control: comparar con una muestra o patrón de referencia.

10.1 La luz y el espectro visible

La luz es una forma de energía que se transmite como onda electromagnética. A esta forma de energía se le conoce como radiación. La radiación electromagnética tiene dos características fundamentales: la frecuencia y su amplitud.

 

El comportamiento de la radiación electromagnética está descrito por las leyes de Maxwell, y su movimiento tiene una naturaleza ondulatoria, por lo que se puede escribir, que si c es la velocidad de la luz en el vacío (300.00 km/sg), f es la frecuencia de la oscilación electromagnética y la L es la longitud de onda d ella reacción: c = f.L Por lo cual, dado que c es constante, si aumenta f (la frecuencia), disminuirá L (longitud de onda) y viceversa.

La radiación electromagnética puede variar mucho. Desde longitudes de onda muy pequeñas (o frecuencias muy altas) como pueden ser los rayos X, rayos gamma o rayos cósmicos, a longitudes de onda largas (o frecuencias muy bajas) como las ondas de radio. En un ámbito de muchas unidades logarítmicas, el espectro visible es muy pequeño: de 380 a 770_m.

A la radiación electromagnética puede ser detectada por el ojo humano (para ello debe tener radiaciones cuya longitud de onda este comprendida entre 380 y 770nm) se la llama luz. La luz es, por lo tanto, radiación electromagnética visible.

La luz, por lo tanto, se caracteriza por la distribución relativa de la energía (o la potencia) radiante para cada longitud de onda dentro del espectro visible y el nivel de la radiación o de la iluminación sobre el objeto o que llega al ojo.

A un extremo del espectro visible están las longitudes de onda de luz más cortas, que nosotros percibimos como azul. Al otro extremo están las longitudes de onda más largas, que percibimos como rojo.

Todos los demás colores, que podemos observar en la naturaleza están en algún punto a lo largo del espectro, entre azul y el rojo.

   

Más allá de los límites de cada extremo del espectro visible, están las longitudes de onda corta, luz ultravioleta y rayos x, y las longitudes de onda larga, radiación infrarroja y las ondas de radio, que no son visibles al ojo humano. Un rayo de luz blanca puede ser separado de sus componentes, pasándolo a través de un prisma de vidrio que hace que el rayo de luz se desvíe.

 

Cada longitud de onda, o color, se desvía en un ángulo un poco diferente, lo que hace que la luz blanca se descomponga en una variedad de colores.

Si dividimos el espectro visible en tercios, los colores predominantes en cada uno de ellos son el azul, verde y rojo, que son los colores primarios de la luz.

10.1 Temperatura

Una misma persona puede percibir diferentes colores del mismo objeto, si la luz que incide sobre el mismo es distinta. La “temperatura del color” de una fuente luminosa es una medida numérica de su apariencia cromática.

Se basa en el principio de que cualquier objeto calentado a una temperatura elevada emite luz y que el color de esa luz varía de modo predecible si la temperatura va aumentando.

El sistema se basa en los cambios de color de un teórico “cuerpo negro radiante” calentando y llevando de una condición de negro frío a una de blanco incandescente. Así como un hierro que cuando se calienta genera calor ( arrimando una mano puede sentirse la reacción infrarroja).

A medida que se calienta el hierro, llega un punto en que empieza a verse rojizo y al aumentar la temperatura del mismo, se torna naranja hasta casi amarillento (a unos 5000 k). En esos momentos el hierro ha aumentado su irradiación electromagnética, emitiendo no solo radiación infrarroja sino también visible: luz.

Poco a poco, según aumente la temperatura, el cuerpo negro se vuelve blanco (a unos 6500 k) y si se calienta más se vuelve azulado (a unos 9300 k). la temperatura de color de una fuente luminosa es precisamente la temperatura expresada en grados Kelvin (K) en la que existe correspondencia exacta entre el color del cuerpo negro y el de la fuente luminosa.

Cuando una fuente de luz alcanza los 500 k (5227 ºC) tiene aproximadamente el mismo porcentaje de radiaciones azules verdes y rojas, o sea que tiene un equilibrio cromático perfecto. Para muchas fuentes luminosas no es posible obtener una correspondencia perfecta, en estos casos se hace referencia a la correspondencia más cercana posible y el color se describe como temperatura de color correlativa.

El hablar de temperatura es solo una licencia idiomática. Póngase el caso de un tubo fluorescente común tipo luz día. Su temperatura de color correlacionada puede ser en el orden de los 6000 K (Kelvin), eso no quiere decir que el tubo esté a esa temperatura (normalmente no estará a mas de 50 0 60 grados centígrados equivalente aproximadamente a 320 o 330 K-), ni que la distribución espectral de su luz sea parecida a la de un cuerpo incandescente o un radiador total a esa temperatura. Por le contrario, esta será muy diferente.

Solo se quiere indica que los colores de ambas luces son parecidos y nada más. Los sistemas CMS tratan de resolver, de forma automática, una problemática actualmente existe en el mundo de las artes gráficas. Nos referimos evidentemente a la problemática del color. Lo primero, antes de todo, es saber que es lo que queremos solucionar al adquirir un sistema CMS, es decir, lo primero, antes de ver como funciona, es comprender para que esté diseñado. La problemática del color se puede resumir en 3 puntos:

11. La Problemática del Color

11.1 Problemática de nomenclatura.

La nomenclatura empleada en AAGG para referirnos a los colores no es clara ni precisa. Si no piensan lo mismo, respondan a las siguientes preguntas: Cuando nos referimos a que queremos un cuadro con fondo amarillo, ¿ a que color nos referimos?, ¿ al amarillo de una rosa?, ¿al amarillo de un pollito?. ¿al amarillo del sol?, ¿o al de un rotulador fluorescente amarillo?, ¿a que color de amarillo nos referimos?, es más, ¿qué es el color amarillo?, o mejor dicho, ¿qué es color ? Y ¿ qué es amarillo?.

Las respuestas de “el color del amarillo es el que produce un 100% de mi máquina con mi tinta y con mi soporte” no es válida, porque puede ser, que ese sea el color que yo espero, pero, ¿es el que espera el cliente?, es más, ¿si no es el color que espera, me pagará por ese color? La respuesta de que es el color que produce un 100% de. Y en un Matchprint, tampoco es válida, porque en función de las condiciones de humedad y temperatura, “edad” de la máquina, estado de los materiales, etc, el color es uno u otro.

Si, un Matchprint no siempre produce el mismo color, ni una iris, ni ningún sistema de pruebas, porque los analógicos, dependen de la intervención del hombre, y cada operario de cada empresa lo hace de forma sutilmente diferente, pero es suficiente para que no salga lo mismo, y los digitales, se pueden configurar para que emulen el estándar SWOP, el estándar EUROSCALE, el estándar TOYO, etc.

Luego en función de la configuración del RIP, tendremos una respuesta colorimétrica u otra. Tampoco es válido el responder que amarillo es el color que produce determinada respuesta densitométrica, es decir, el color que al leerlo con un densitómetro nos da C=0, M=0, Y=1.33, K=0, por poner un ejemplo:

Porque un densitómetro, al fin de al cabo, lo que lee no es el “color”, sino la “cobertura” o “capa” del mismo, por lo que distintos “colores” (visualmente hablando), pueden perfectamente dar el mismo valor numérico.

Es más, existen distintas “respuestas” densitométricas (T, M, E y A), y que nuestro densitómetro tiene una de ellas, por ejemplo la T (americana), y que el mismo color leído con otro densitómetro con respuesta E (europea), dará otro valor numérico.

Así pues, tenga cuidado con este punto, pues el mismo “modelo” de densitómetro, por ejemplo el X-RITE 404, se vende con varias respuestas y producen diferentes resultados. Mirando la etiqueta del aparato, podemos comprobar que respuesta tiene nuestro densitómetro, (x-rite 404t o x-rite 404e).

Recuerde también, que los programas de linearización de dispositivos basados en densitómetros (el programa para calibrar la máquina), están programados para suponer que la respuesta del aparato es una u otra, y muchos distribuidores importan el software de Estados Unidos (espera respuesta T), pero el densitómetro se lo compran al distribuidor español o europeo (respuesta E), por lo que los resultados obtenidos no son todo lo “buenos” que cabría esperar.

Así pues, ¿qué nos queda para “definir” el color amarillo?, pues lo único realmente fiable, termino lógicamente y además medible es la respuesta de un espectrofotómetro o calorímetro, así pues, se podría definir el amarillo como, el color que produce el valor de lectura L=100 a =0 b= 100, a una temperatura de luz de lectura dada, por ejemplo 5000 ºk.

Pero ¿realmente necesitamos un espectrofotómetro para imprimir amarillo?, pues no se asuste, en la mayoría de los casos no. posteriormente, en este mismo artículo, entraremos en este punto con más detalle.

 
 

Documentación

Índice de Manuales Técnicos 

NUEVO FACEBOOK

Asociación de Corrugadores

Directorio

 

Empresas Corrugadoras

en América Latina